Por: Helena Gaviria, MD. FAAP.
Integrative Nutrition Health Coach

Después de recibir leche materna idealmente por el primer año de vida, algunas familias están llenas de dudas acerca de cuál es la mejor leche para sus hijos.

La mayoría de las alternativas tienen menos proteína y calorías comparadas a la leche de vaca y generalmente vienen fortificadas con Vitamina D y Calcio.

Otro de los problemas es que suelen contener conservantes y aditivos artificiales (espesantes) y algunas de ellas contienen el aditivo Carragenano, el cual puede causar irritabilidad e inflamación en el tracto gastrointestinal.

  1. Leche de arroz: alta en carbohidratos y baja en proteína. En estas leches se agrega el calcio y vitamina D de manera artificial.
  2. Leche de soya: proporciona una cantidad de proteína similar a la leche de vaca. También es fuente de vitaminas A, B12, D, potasio e isoflavonas.
    No contiene lactosa ni colesterol.  Tiene Isoflavonas que es el Fitoestrógeno más potente, los cuales se han visto implicados en la disminución de la fertilidad en hombres.
  3. Leche de coco: alta en grasas saturadas, pero baja en proteína y carbohidratos.
  4. Leche de almendras: es una alternativa sin lactosa a la cual le agregan calcio y Vitamina D. Tiene pocas calorías, proteína y grasas.
  5. Leche de Avena: alta en fibra, manganeso, potasio, fósforo, vitamina B, E y A, pero baja en proteína y grasas saturadas. Es la más alta en carbohidratos.

Es importante saber que después del primer año de vida, los niños solo requieren consumir de 2-2.5 porciones de leche o productos lácteos al día.